www.otaku-legends.com


Macabre thoughts and dreams (I) El filo de la realidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Macabre thoughts and dreams (I) El filo de la realidad

Mensaje por Esteban El Azorio el Jue Ene 16, 2014 6:03 pm

Buenos días.

Hace unos años, pasé por una época que no fue digamos muy agradable para mí (no quiero entrar en detalles) y estuve bastante tiempo deprimido. Resulta que he encontrado unas cuantas cosas que escribí en aquella época, todas ellas con un carácter bastante fuerte y duro, y he pensado que, retocándolas un poco, podían servir para escribir unas buenas historias, aunque eso ya lo dejo a vuestra futura opinión.

El título puede cambiarse, acepto sugerencias, eso si veo que acogéis bien las historias. Sin decir más, empizezo con la primera: El filo de la realidad.

Cierra la puerta de su habitación con fuerza.
Se tumba en la cama, golpeándola con fuerza en un desesperado intento por calmar su ira. Se siente impotente, amargado, sólo.

Se llama Kevin. Es muy joven, no puede dominar la situación a la que se enfrenta: No tiene amigos, recibe burlas constantes, sus padres y su entorno son una fuente constante de discusiones y problemas. No puedo soportar las miradas de odio hacia él.

El no es mal chico, sólo que no pudo elegir su vida, está atrapado en una situación mas violenta de lo que el soporta.
Grita, pero no llora, y continua golpeando con fuerza su cama, hasta que el propio esfuerzo le vence, y cierra los ojos.

Abre los ojos.

Está en la ciudad, en plena hora punta, el ruido, el tráfico y las personas fluyen. Él está quieto, preguntándose cómo ha llegado ahí. Aunque unos segundos después tiene algo mejor que preguntarse. Una persona idéntica a él le mira con ojos fríos unos pasos al frente de él.

Esa persona le pregunta por qué es tan débil, a lo que nuestro personaje responde que él no es débil, es el mundo el que le fuerza a serlo.

Kevin reconoce esa mirada de odio que ve en los ojos de su gemelo, es la misma que percibe en sus padres y la gente de alrededor. El gemelo responde antes de que Kevin pueda decir nada que eso no es odio, es indiferencia. El gemelo pregunta a Kevin si sabe donde está, a lo que Kevin niega con la cabeza

-Esto es el mundo, Kevin. Fíjate con que indiferencia se comporta el mundo, no es odio eso que se manifiesta.

Kevin responde con recelo. –Si el mundo es tan indiferente… ¿Por qué me ha rechazado?

-El mundo no te ha rechazado, Kevin. Tú te has negado a vivir en el mundo real. Eres un idiota que ha preferido refugiarse en el pesimismo y el odio antes que luchar por vivir y afrontar la realidad.

Kevin no puede soportar oír todo aquello, por lo que recurre a forzar el silencio usando una navaja que tiene por costumbre llevar, clavándola en el estómago de su gemelo, escuchando como se desgarra la carne y viendo como su mano se ensangrienta.

El gemelo cae al suelo, desangrándose por minutos, y claramente moribundo, con solo unas fuerzas para unas últimas palabras mientras la sangre empieza a subir por su garganta:

-Kevin, tu acto es una evidente muestra de lo consciente que eres de la indiferencia del mundo, y de que eres tú el que tiene odio. No quieres vivir la realidad, luego no la vivirás.

Kevin empieza a sentir un dolor punzante en el estómago, comienza a gritar con fuerza mientras cierra los ojos…
Y los vuelve a abrir.

Está en su habitación, delante del espejo, lleno de sangre y con la navaja en la mano.

Su confusión dura menos de dos segundos, que es el tiempo que tarda en sentir el indescriptible dolor de un estómago perforado. Ha perdido mucha sangre, está prácticamente a punto de desmonorarse. Intenta gritar pidiendo auxilio, pero no tiene fuerzas y el dolor no le deja continuar, cae al suelo de frente.

Intenta arrastrarse mientras sus vísceras se deslizan por su cuerpo tumbado boca abajo, nota como está a punto de caer rendido. Tira una mesita como último esfuerzo para llamar la atención, pero no da resultado.

Cierra los ojos.

Sigue consciente, pero sabe que su final está cerca, ni siquiera puede mostrar signos de consciencia exterior. Puede oír un grito familiar, el de su madre. Parece ser que ha encontrado su cuerpo moribundo. Kevin intenta dar alguna muestra de esperanza de vida, pero es imposible. Lo único que le queda son las palabras de amor que su madre le dice ante esta situación tan fatal, e inmediatamente se lamenta de no haberlas podido oír en una mejor situación.

Kevin empieza a perder la consciencia antes de que cualquier medio pueda ayudarle. Dormirá por última vez.

El gemelo tenía razón, Kevin interpretó mal la realidad, y a pesar de los golpes que esta le dio, tuvo que esperar al golpe de gracia para darse cuenta que el verdadero odio era el que él tenía contra el mundo.

Por fín su cuerpo estaría tan muerto como su mente, pobre imbécil.

Espero que os haya gustado, si veo que recibe buena acogida subiré más y un poco mejor editados, en este solo cogí una hoja que tenía por ahí escrita y la retoqué un poquito ^^
avatar
Esteban El Azorio
Usuario Amateur
Usuario Amateur

Escorpio Mensajes : 19
Reputación : 17
Edad : 21
Localización : Parla

Volver arriba Ir abajo

Re: Macabre thoughts and dreams (I) El filo de la realidad

Mensaje por rayohielo el Sáb Ene 18, 2014 2:53 pm

Dios, esta muy bien, la verdad refleja mucho lo que viven muchas personas (y lo que vivi yo tambien hace un tiempo) Razz Bueno yo espero que sigas escribiendo por que la verdad me gusto bastante ^^
avatar
rayohielo
Usuario Regular
Usuario Regular

Géminis Mensajes : 97
Reputación : 11
Edad : 19
Localización : Granada

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.