Mis creaciones literarias

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mis creaciones literarias

Mensaje por Elear23 el Dom Abr 26, 2015 12:06 am

Aparte de hacer cutre-dibujos de manga, escribo alguna cosa (y creo que se me da algo mejor que dibujar, tampoco es muy difícil xDD).

Así pues, aquí os dejo dos de ellas:

 Era una noche, una noche extraña, una fría y oscura noche de noviembre. Hacía unas horas que el joven había salido de sus últimas clases aquel día, por lo que ya debería de haber vuelto a su casa como todos los días. Sin embargo, esta vez no había sido así.
Aquella mañana, se había percatado de que se acercaba el día, ese señalado y remarcado día. Desde esa revelación, no había sido capaz de pensar en otra cosa.

El joven caminaba pesadumbrosamente bajo los árboles del parque, aún blancos por el hielo y la nieve que ese año ya había hecho su aparición en la ciudad. A la espalda llevaba una mochila, y en la mano sujetaba una hoja de papel. Su mirada se perdía en el horizonte mientras sus pisadas iban marcando su camino. Estaba tan absorto en sus pensamientos que no se fijó ni en cuando uno de sus mejores amigos pasó a su lado en bicicleta y le saludó. Los pensamientos y las ideas bullían en su cabeza.
Hacía tiempo que no sabía de ella, pero eso no le incomodaba ya que sabía que eso en nada influiría. Lo que de verdad le preocupaba era el hecho de que ni él mismo sabía que hacía con su vida. A esta conclusión había llegado por su indecisión respecto a aquel importante día que ya acechaba en el calendario.

Cansado de caminar, se sentó en un banco del parque a ver como las últimas personas terminaban sus paseos y volvían al calor del hogar, donde seguramente tendrían una familia que los quería o una chica que los comprendía. Él, sin embargo, estaba sólo. En su caso, ella estaba ya muy lejos de él.
De repente, un soplo de la fría brisa que anunciaba que el invierno se acercaba hizo que el papel que sujetaba se le escapase y fuese a caer al suelo. Él lo recogió y releyó lo que había escrito en él a lo largo de sus clases:

"La vida... ¿qué es la vida?
Un vano deseo de creer,
una ilusión de ser.
Por tanto, ¿qué es el amor?
¿Qué es el querer?
¿Qué es el odiar?
Ni el amor, ni el querer, ni el odiar
son parte real. Son una simple ilusión
a la cual nos aferramos para no caer."

Enfurecido, el joven arrugó la hoja y la tiró a la papelera. Siguió así su derrotero hasta llegar al puente que cruzaba el río. Sin pensárselo, se encaramó a la barandilla y se sentó con las piernas colgando hacia la nada. Mientras veía el furioso fluir del agua, pensó en todo lo que en sus últimos años y meses de vida había pasado. Todo lo que había sido, todo lo que era, todo lo que podría ser y todo lo que podría haber sido. De repente, un ruido fuerte salpicó el silencio de la noche otoñal y después todo volvió a quedar en silencio.

A la mañana siguiente, un niño que caminaba por el puente encontró una nota de papel en la barandilla.
En ella, se podía leer lo siguiente: "Agua... quién pudiese ser agua. El agua es salvaje, es libre... simplemente, es. Quiero ser agua."







Ese día tocaba limpieza en casa. Roberto, abrumado y atontado por el calor de aquella tarde estival, no tenía ganas de hacer lo que le correspondía: limpiar su habitación. Era una tarde pesada y cargante, sin una gran perspectiva a la vista. Ese día en su pueblo había poca gente, y los pocos amigos que en el mismo quedaban, no tenían pensado salir ni a la piscina ni por la noche a dar una vuelta. Un gran día de verano... Así, Roberto dejó que pasaran las horas, intentando que su madre no lo pillase holgazaneando como de costumbre; pero no tuvo tal suerte aquella vez. Tras unos gritos de su progenitora, se puso a vaciar poco a poco los cajones e su habitación, con la dejadez propia de quien no quiere hacer algo pero es obligado.

Primero, sacó sus apuntes del curso pasado. Mientras iba rescatando hojas de aquella selva llamada archivador, los elementos químicos bailaban frente a sus ojos a la vez que los números coqueteaban entre sí. Unos viejos escritores relataban sus batallas en los trozos de papel mientras el tiempo iba pasando. Decidido a olvidar aquellos elementos de su tortura juvenil, ya que la época del instituto había pasado a la historia, los depositó uno tras otro, sin prisa pero sin pausa, en las fauces abiertas de una bolsa que se asemejaba a un monstruo devorador del saber y el conocer.

Una vez despejado a machetazos de desgana el primer estante de su armario, pasó al segundo. En él se encontraban objetos más valiosos: notas con sus amigos, relatos escritos en sus horas muertas durante las clases de física, etc. Decidido también a olvidar aquello, empezó a deshacerse de la mayor parte de aquello. De entre la pila de papelitos salieron cosas insospechadas, como por ejemplo sus notas de amor con una de las primeras chicas que conoció en su adolescencia, Raquel. Aquella que según sus amigos Álvaro y Carolina era poco más que una interesada. Roberto pensó que podía que así fuese, pero que lo bien que se lo había pasado en aquellos tiempos no lo cambiaba por nada del mundo.

Cuando estaba casi a punto de terminar de limpiar esa estantería, en la cual sólo quedaba un viejo cuaderno, aún más viejo que las notas y papeles, su móvil comenzó a vibrar. Sus amigos Guillermo, Judith y Marta, que aún estaban en el pueblo, habían comenzado a hablar y habían decidido quedar a las 23:00 para ir a tomar algo. "Que alivió" pensó Roberto. Con esperanzas renovadas, decidió terminar de limpiar cuanto antes. Así, sacó el último cuaderno. Era un cuaderno viejo, negro, el cual no conseguía ubicar. Así pues, muerto de curiosidad, lo abrió, y lo que vio le sorprendió. Era un viejo cuaderno en el cual había notas que su abuelo le había ido escribiendo antes de morir unos años antes. Emocionado, comenzó a leerlas, una tras otra, recordando viejos tiempos. Las horas pasaron, y cuando quiso darse cuenta, ya era hora de prepararse para salir. Sin embargo, decidió leer una última nota. Aquella nota narraba lo siguiente:

"Hijo mio, sé que la hora de separarnos se acerca, y no puedo hacer nada por evitarlo. Ojalá pudiese, pero contra la vida nada se puede hacer. Por tanto, quiero intentar enseñarte una cosa que considero muy importante. Yo he vivido mucho tiempo, he conocido mucha gente, he tenido muchas alegrías y desgracias en mi vida. He sido feliz y he estado triste. Es algo que nos pasa a todos. Pero aún así, he sido feliz. ¿Quieres saber por qué? Porque, pese a todo, siempre he creído en mi y siempre he querido conseguir algo mejor, para mi y para todos. Aunque la adversidad fuese tan grande que pareciese que el mundo se cernía sobre mi y me fuese a tragar, no desistí en mi esfuerzo. No somos más que polvo, y polvo al viento seremos. Pero eso no ha de desanimarnos, si no motivarnos. Ya que esta vida es la única que tenemos, debemos disfrutarla. Hacer el bien, ayudar a los que te importan. Compartir alegrías y sollozos con tus seres queridos. Disfrutar de los placeres que el mundo pone a nuestra disposición. Lo que quiero decirte, hijo mio, es que seas feliz. Que seas tu mismo, y ante todo, que aprendas a apreciar lo que esta vida te da. Siento que este será uno de mis últimos consejos para ti, pero lo considero el más importante. Espero que te sirva de mucho.
Te quiere,
tu abuelo"

El viejo cuaderno se le resbaló de las manos. Roberto se quedó sentado en silencio en su habitación un largo rato. Finalmente, se levantó, y con lágrimas en los ojos y una sonrisa apenada en la cara, decidió prepararse para salir con sus amigos. Antes, depositó aquel libro en otra estantería, mientras susurraba: "Gracias abuelo. Gracias por todo.





Espero que os gusten ^^
avatar
Elear23
Usuario Experto
Usuario Experto

Acuario Mensajes : 147
Reputación : 8
Edad : 21
Localización : Guadalajara

Hoja de personaje
Vida:
0/0  (0/0)
Nivel:
1/1  (1/1)
Exp:
0/0  (0/0)

Volver arriba Ir abajo

Re: Mis creaciones literarias

Mensaje por Elear23 el Jue Mayo 07, 2015 2:21 am

avatar
Elear23
Usuario Experto
Usuario Experto

Acuario Mensajes : 147
Reputación : 8
Edad : 21
Localización : Guadalajara

Hoja de personaje
Vida:
0/0  (0/0)
Nivel:
1/1  (1/1)
Exp:
0/0  (0/0)

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.