Delirios postnoviazgo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Delirios postnoviazgo

Mensaje por Invitado el Dom Feb 22, 2015 3:48 pm

Historias sin sentido una tras otra cuando quiero desahogarme invento estas cosas:

Piel

Cierro los ojos, la brisa del mar recorre cada centímetro de mi piel.

Un recuerdo vaga por mi mente, tan acomplejada, tan drogada, tan cansada de sí misma y sus imaginarias limitaciones; un recuerdo vagabundo en busca de su casa, un lugar donde quedarse, donde descansar de su largo caminar, mientras me empuja la certeza de que todo cambia que todo evoluciona nada se para nada retrocede si no es tu mente lo hará tu cuerpo. El cambio es necesario, el cambio es vida, todo fluye con la brisa del mar desembocando en el gran océano de nuestros pensamientos... unidos por la misma miasma del universo

Diferentes y al mismo tiempo iguales, solos pero unidos, buscando, buscando...un poco de amor.

Cierro los ojos, una acaricia hace las delicias de mi alma, música a través de mis pulmones

... un beso húmedo, apasionado, único escondido tras ese recuerdo todo va y viene y mientras tanto tú te dejas llevar por la belleza de sus cabellos, surcando cada monte, cada océano, cada selva de las entrañas de tu recuerdo la vida te abraza, te separas mientras cierras los ojos a lo evidente

Buscando, buscando, buscando... un poco de amor

Cerramos los ojos, paso al tiempo, intensidad, piano, rosas y aceites dentro de las llamas de tu vela

El viento sopla, otoño, amarillo, dorado, marrón, tierra mojada bajo tus pies

Sigo buscándote… amor, un poco de amor tras de mí.

Un ángel en mi corazón llora por abrir las ventanas a tu corazón.

Melancolía Hill
Dentro de un millar de abejas, se transportó lejos del mar, las olas quedaron atrás, oscuro es el día.
Llueve a través de las cortinas del pensamiento, nublado, un rayo de luz intenta penetrar, un rayo de luna, hojas secas, polvo en la lejanía.
Muere su última resistencia, ángeles de hierba, mariposas de papel, una tijera rasga mi seda piel. Mis dedos siguen el ritmo de la guitarra, bienvenidos a Melancolía Hill, una canción en mis zapatos.

El rastro de su sonrisa, fugaz, asustadiza se mueve entre malezas, prados, marrón, señor negro se esconde de mí, ojos saturados de océanos invisibles, un sonímbulo, fantasmas atrapados.
Niños sin rostros, tiempo sin botas, verdades con sucias entre troncos blancos.
El refulgir de sus caras inunda el valle tómatelo con calma.
Aquí en Melancolía Hill no se oye el mar solo los huesos de sus hijos, cuervos sin alas, sangre corre silenciosa, ojos, flores marchitas, verde es su corazón, en el páramo ya no crece, sus hijos se secan, huesos la tierra no tiene huesos con los que quedarse.
Oscuro el dia, las olas quedaron atrás, se transportó lejos del mar, un millar de abejas dentro de mí.

Olas en mi corazón
un niño perdido en busca de un sueño
mirando sin cesar su esperanza hacia el consuelo
del oceano, cada dia es un reto para seguir despierto
seguir buscando en mi corazon, seguir soñando para vivir
seguir viviendo para mi oceano, nadando
olas en mi corazon, brisa marina en mi piel...

...él se agachó, rozo con sus labios la humedad de la delicada flor
su alma se encogio presa del desconcierto, pero su corazón lo guió.
La playa se hizo mas bella y la niebla desvaneciose en el amanecer de los sueños
la paz innundo el tiempo de llorar y la flor despertose del letargo de sus propios miedos.


La belleza del mundo es ilimitada, breve es nuestro paso, fugaces luminosos, hielo descongelandose en el firmamento
fugaces pero conscientes...
seguire las olas de mi corazon aprendiendo a amar la brisa marina en mi piel

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.